domingo, 19 de febrero de 2017

REGLAS DEL FÚTBOL DE NUESTRA ADOLESCENCIA



La naturaleza no hace nada en vano. Esta linda frase de Aristóteles confirma lo que vemos en la sociedad africana de hoy. Nuestra sociedad africana está programada para vivir y existir según reglas bien definidas por la naturaleza y que todos tratan de seguir a pesar de las diferencias culturales, de los idiomas y de los pueblos. Aquí vamos a hablar de nuestro fútbol de infancia en los dos Congo, lo que comúnmente llamamos el mwana foot. Como una especie de magia, esas reglas del mwana foot, citadas por Diaspordc, también se reproducen en la gran mayoría de los países africanos. 

Desde Camerún hasta Guinea, pasando por Costa de Marfil y Kenia, todos los niños han aprendido a jugar balompié en la calle según estas reglas, pero sin que se tenga algún contacto entre ellos. Esta es la magia de la cultura africana. Este artículo es cortesía de la página Facebook Diaspordc, un grupo de jóvenes congoleños (RDC) residentes en el extranjero que se dedican a valorizar la cultura de su país en el exterior.



Nuestra niñez en las canchas de arenas en África era algo inolvidable. Hemos creado y definidos reglas y nadie sabe de sus orígenes, pero todas fueron inventadas allí mismo en las canchas para que nos podamos divertir y que todo el mundo las cumpla religiosamente.

AQUÍ ESTÁN LAS REGLAS DEL FÚTBOL DE NUESTRA ADOLESCENCIA





En Brazzaville, los sitios de construcción de viviendas son espacios preferidos para jugar fútbol.


1- El gordito es siempre portero.
2- El partido termina únicamente si todos los jugadores están cansados (salvo regla 6).

a) Si el dueño de la pelota es llamado a casa por sus padres
b) Si la bola termina en el techo de la casa del vecino
c) Cuando cae la noche y ya no se ve nada.

3- Cualquier sea el marcador, el equipo que anota el último gol gana el partido.
4- No hay árbitro.
5- Sola hay falta si es grave y si el mejor jugador del equipo responsable reconoce la falta.
6- El
dueño de la pelota no puede ser sustituido. Si se enoja o alguien le habla mal el partido se acaba.
7- Los 2 mejores jugadores no pueden jugar en el mismo equipo, por lo que cada uno elige a sus jugadores.
8- Si eres el último por ser elegido es una humillación.

Una cancha de escuela secundaria de Brazzaville, Congo

9- Si hay un penal, el portero es substituido por el mejor jugador de su equipo quien dice así «para siempre no» para avisar que despues que se cobra el penal, el portero recupera su posición.
10- Cuando el balón sale fuera y lejos de los límites de la cancha, el autor del tiro busca la pelota.

a) Si la pelota cae en el patio de un vecino amargado, el autor del tiro debe acompañar al dueno de la pelota para reclamarla.

11- El mejor jugador en la cancha siempre juega en el mismo equipo que el dueño de la pelota sino esto se acabó.
12- Para iniciar el partido, el duro de la cancha siempre dice ''pééé comienza el partido''.
13- Para distinguir a los equipos, uno se quita la camisa. 

Estas son algunas de las situaciones especiales:

FINAL DEL PARTIDO


En las calles de Conakry(Guinea), ese tema del fútbol callejero es ahora un fenómeno nacional y fuentes de problemas de vías de tráncistos.

El partido terminaba cuando el dueño de la pelota tenía que reportarse a sus padres, porque no confíaba en nadie para dejar la pelota.

a) Me acuerdo un día yo le preguntaba a mi sobrinito de que por qué no dejaba la pelota a sus amigos? Me contesta ... "No. La van a echar a perder. "
b) La madre del dueño del balón viene a recoger el balón porque su hijo no cumplió con una diligencias que ella había recomendado. En este caso, todos nos vamos a ayudar a su hijo para que termine el trabajo y que la mamá le dé permiso para volver a la cancha.

INTERRUPCIÓN DEL PARTIDO


En las playas de Punta Negra( Congo) también se juega buén fútbol

Cuando un coche o una persona adulta atraviesa la cancha, todo el mundo grita "Tiempo" y se despeja la calle para ceder el paso.

a) En muchos casos, había un vecino solitario y amargado que tenía un patio bien entretenido. Si el balón entraba en su casa, lo confiscaba o lo perforaba.
b) Si el dueño de la pelota no recibe pases, se aburre y toma su balón diciendo que su mamá le había dicho que no se demorara mucho afuera.
c) Al dueño de la pelota hay que hablarle bien. Si alguien le hace una dura entrada se tiene que ir del juego o se arma tremenda bronca.

LOS ZAPATOS


Lusaka, la capital de Zambia, es una de las plazas fuertes del fútbol callejero africano.
Si el dueño del balón no tiene zapatos, todo el mundo juega descalzo. Pero si lo tiene, no le importa si otros los tienen o no.

ORGANIZACION DE JUEGOS



El organizador de los torneos es siempre el más fuerte de la banda y también actúa como el árbitro. Es DT, jugador y árbitro al mismo tiempo. Su equipo tiene que llevarse la copa, de lo contrario el torneo termina en un pleito general.


LA REGLA


Aquí estamos en Abiyán, Costa de Marfil.


El dueño de la pelota es también la FIFA. Tiene el poder de prohibir remates potentes en los juegos.

a) Si tienes problema con el dueño de la pelota, no juegas y punto.
b) Tres tiros de esquina te dan un penal.
c) En el caso de conflicto para un gol anotado, se anula el gol pero se cobra un penalty para satisfacer a ambas partes.

LA CANCHA


 Es la calle y no tiene límites. El saque de banda es solo cuando el balón cae en una alcantarilla, en este caso el último pegador tiene que limpiarlo.

Para limpiar el balón se le embarra de arena y luego le hacemos rebotear tres veces al piso.... si está listo, el partido se reanuda.

La foto muestra canchas bien delimitadas por los muchachos en Tamale, en el norte de Ghana.

CONFLICTOS


Jugábamos en unas avenidas muy estrechas, así que cuando se disparaba fuerte había daños. A menudo, las mujeres del vecindario cocinaban en los patios exteriores. El balón podía acabar su carrera estrellándose en el fogón de la cocina. Eso era una de las fuentes de pleitos entre vecinos. Era frecuente ver una madre pesada que nos venia a regañar porque hacíamos mucho ruido. Ella ponía fin al partido o teníamos que buscar otro sitio.

Los más pequeños que quieren jugar con los mayores empiezan como recogepelotas. Los que muestran más paciencia se unirán al grupo. Sin embargo, siempre jugaba la "palomita" o sea el más pequeñito de la banda. Podía jugar y marcar para cualquier equipo, dependiendo de la oportunidad que se le presentaba. Muchas veces la palomita era el protegido del dueño del balón.

Los niños de Naírobi en Kenia se regalan en las arenas, en el fondo aparece la ''palomita'' que es el chiquitico que dispara en cualquier meta.
Los fines de semana, los juegos comienzan más temprano. Cuando los jugadores están cansados, el duro de la banda decretaba el final del juego dentro de 5 minutos. En el Congo, a estos 5 minutos le dicen 5 minutos de Likemba e Teli (cortar el plátano maduro). Allí es donde los que se achican se van del partido, porque se termina jugando con golpes y todo. No es nada personal, es solo un proceso donde los niños quieren graduarse de varones. Si te dan leña, te levantas y sigues jugando.

Todos los grandes futbolistas africanos de los 80 pasaron por ese paso obligado del fútbol callejero. George Weah, Roger Milla, Omam Biyick, Makanaky, Abedi Pelé o Mutubile Santos... Todos ellos saben de estas reglas. Las siguientes generaciones de estrellas africanas no la vivieron mucho porque son más productos de lo que llamamos hoy en día la colonización del fútbol africano: las academias de fútbol.

Mwana foot en Camerún, precisamente en la capital Yaúnde.

La colonización del fútbol africano ha llegado con la introducción gradual del modelo de desarrollo europeo mediante escuelas de fútbol. Países como Ghana, Costa de Marfil, Mali, Camerún y Senegal son ahora plataformas de prima importancia para esas academias multinacionales. De estas estructuras comerciales salieron jugadores como Samuel Eto'o, Asamoah Gyan, Gervinho, Kolo y Yaya Touré, Sadio Mané o incluso los de la diáspora como Didier Drogba o Yannick Bolasie.

En Dakar, los muchachos improvisan canchas entre las consctrucciones de viviendas


No podemos afirmar que los jugadores de la calle eran mejores que los que salen de las academias. Pero la verdad es que son estilos y filosofías de juegos diferentes. Los jugadores que salen de la calle son mucho más creativos y atléticos. Esas academias combinan el talento, al atletiquísimo y la disciplina que buscan los clubes europeos. Pero al mismo tiempo le restan creatividad y fluidez, porque culturalmente el hombre negro no está hecho para pensar y vivir como un blanco y viceversa.

Cada cual se siente cómodo en su propio ambiente, en su idiosincrasia... Yo no creo que el camino del desarrollo se logra importando modelos. Por fin estas escuelas de fútbol, destinadas a abastecer el mercado europeo, han disminuido el meteórico ascenso del fútbol africano del comienzo de la década 90.

Yo sé que en Cuba no existe fútbol callejero y probablemente en los otros países de la región no exista tampoco. Los países latinoamericanos tienen más cultura de deportes profesionales, por lo que los gobiernos invierten muchos dineros en la construcción de canchas municipales y escolares.

PERO SI TÚ CREES QUE HAYAS VIVIDO ALGO PARECIDO EN TU ADOLESCENCIA O TE GUSTÓ EL CUENTO COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentar el articulo